Formas inteligentes de reciclar tu antigua PC

Andrés Indaverea AMD

Por Andrés Indaverea, Consumer Marketing Manager de AMD Spanish South America

La inteligencia es aquella sustancia puramente espiritual que poseen las personas cuyo potencial le permite resolver problemas a partir del uso de sus habilidades, destrezas y experiencia. En los tiempos que corren, las computadoras personales reciben un uso intensivo y se exige de ellas un alto rendimiento y utilidad, producto de la ecuación “costo-beneficio” que hace el usuario. Sin embargo, el cambiante mercado y los constantes avances tecnológicos hacen que rápidamente una computadora se convierta en un objeto “viejo”, “lento” o atrasado tecnológicamente. Y es el usuario quien se siente lo suficientemente abrumado como para advertir la obligación de tener que cambiar a su actual equipo.

Pero no siempre es necesario que esto suceda. Con simples e inteligentes pasos, podemos restaurar aquella laptop que ya consideramos obsoleta o darle nuevos usos a ciertas partes de nuestra antigua PC, para renovar así, de manera astuta e ingeniosa, aquel equipo que utilizamos sin necesidad de invertir en ello mucho dinero.

He aquí algunos consejos:

Realizar una pequeña inversión y hacer que nuestro antiguo equipo funcione correctamente otra vez. Es muy probable que algunos de los antiguos equipos no funcionen bien, dado su largo uso o edad. En ese caso, será necesario realizar el pequeño esfuerzo de invertir en la reposición de aquellas partes dañadas, además de llevar a cabo una limpieza y renovación de software, como por ejemplo, instalar un nuevo sistema operativo.  

Salvar ciertas partes. Muchas veces, podemos rescatar aquellas partes que aún nos son útiles (como la memoria RAM o el lector de DVD), aunque el equipo no funcione en su totalidad. Así, podemos conectarlo a otras computadoras o darles nuevos usos.

Usar la PC para conectar a un proyector. Podemos usar nuestra antigua PC para enchufarla a un proyector y utilizarla para proyectar presentaciones, películas o juegos. Así, le asignaríamos un uso exclusivo y no muy exigente, independientemente de lo dañado que se encuentre o su antigüedad tecnológica.

Colocar la antigua pantalla sobre una pared. En el caso de una notebook, podemos contemplar la posibilidad de colgar la pantalla sobre una pared y convertirla así en un digital photo frame, una PC de cocina para búsqueda recetas e ingredientes o, por qué no, en un equipo que será utilizado para diversión y entretenimiento.

Convertir a la antigua PC en un monitor o servidor. Podemos usar, la pantalla de una laptop para reconvertirla en una PC de escritorio o también, utilizar las partes separadas para asignarle nuevas funciones ligadas a otros equipos que poseamos.

Venderla, aunque se encuentre rota o dañada. Aunque el equipo se encuentre dañado, podemos venderlo ya sea en su totalidad o por partes. ¡Nunca sabemos quién puede necesitarla para darle un nuevo uso!

Donar el equipo viejo a una entidad. A veces, para nosotros puede tratarse de un equipo inútil o de poco uso. Sin embargo, podemos donarlo a alguna entidad que pueda darle una función simple pero efectiva y de esta manera ayudar a una institución educativa o alguna ONG que recicla productos tecnológicos.

Tu Comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top