Huancavelica-Ica-y-Piura-beneficiaran-gracias-a-alianza-Scotiabank-y-CARE-Peru

Pobladores de Huancavelica, Ica y Piura se beneficiarán gracias a alianza Scotiabank y CARE Perú

Huancavelica-Ica-y-Piura-beneficiaran-gracias-a-alianza-Scotiabank-y-CARE-PeruPrograma de responsabilidad social permitirá que población se beneficie con inclusión financiera y social, para generar ingresos sostenibles y mejorar su calidad de vida

Lima.- Un total de 44 mil 109 personas de Huancavelica, Ica y Piura podrán salir de su condición de pobreza gracias a la ejecución del programa “Creando Capacidades para la Inclusión Financiera y Social de familias en situación de pobreza en las Regiones de Huancavelica, Ica y Puno”, que ejecutarán Scotiabank y CARE Perú.

Este programa, a ejecutarse en 36 meses, pone énfasis en el incremento de los ingresos de las familias, de manera sostenible, lo que incluye la generación de capacidades para el desarrollo de planes de negocio, mejorar e incrementar productos y servicios, insertarse en cadenas productivas, así como iniciarse en el uso de productos y servicios financieros, promoción del ahorro y acceso a microcréditos, acompañándolos en sus iniciativas productivas y enseñándoles a tomar mejores decisiones para que puedan utilizar su dinero de mejor manera.

Asimismo, promueve adecuadas condiciones de salud, nutrición y educación en la primera infancia y en escolares, respectivamente, para generar capital humano con una mejor calidad de vida y mejores oportunidades en el futuro.

Alcance de la intervención

Esta nueva apuesta de ambas instituciones busca replicar un modelo de intervención para el desarrollo sostenible que se implementará en once distritos con altos índices de pobreza y desnutrición crónica en niños y niñas menores de 5 años y contará con un presupuesto de 1.2 millones de dólares.

Con un enfoque basado en derechos de los niños, niñas y mujeres se promoverá la inclusión económica y social de las familias más pobres de los distritos de Quito Arma, Huaytará, Ticrapo, Humay, Independencia, Chincha Baja, el Carmen, San Juan de Bigote, Salitral, La Matanza y Chulucanas en las regiones de Huancavelica, Ica y Piura.

Al respecto, Carlos González-Taboada, CEO Peru and Special Advisor Latam, de Scotiabank, manifestó: “En Scotiabank hemos asumido el compromiso de apoyar a las comunidades en las que vivimos y trabajamos, con énfasis en el desarrollo de conocimientos y habilidades de las familias en situación de pobreza, potenciando sus capacidades, de manera que cuenten con las herramientas que les permitan mejorar sus actuales emprendimientos o inclusive generar nuevos, aumentar sus ingresos económicos, crecer de manera continua y sostenible y que ello se refleje en una mejor calidad de vida para todos. Es así que buscamos apoyar proyectos que signifiquen oportunidades de desarrollo para las poblaciones de bajos recursos, lo que incluye a niños y niñas, jóvenes, mujeres y microempresarios; y contribuimos también con acciones a favor de la sostenibilidad ambiental”.

Por su parte, Milo Stanojevich, Director Nacional de CARE Perú, manifestó: “Estamos muy contentos de la alianza Scotiabank- CARE Perú basada en la similitud de valores que se practican en ambas instituciones. Con 42 años de trabajo en nuestro país sabemos que para contribuir a la erradicación de la pobreza hay que mostrar impactos sostenibles en los proyectos que desarrollamos en las zonas rurales donde todavía existen brechas que expresan desigualdades. Este proyecto permitirá la consolidación de los negocios e incrementará los ingresos económicos de las familias participantes. Estamos seguros que esta alianza es a largo plazo y dará frutos en beneficio de las comunidades para las que trabajamos”.

Validación

Para validar la estrategia y metodología aplicada en este programa, Scotiabank y CARE Perú desarrollaron un proyecto piloto de tres años en el distrito de Santa Teresa (Cusco) que permitió promover emprendimientos económicos en siete líneas de negocio (servicios turísticos, floricultura, apicultura, tejido, hortalizas, crianza de animales menores y confección textil), así como fomentar el ahorro y la asociatividad para establecer vinculación con las cadenas productivas en beneficio de las familias. Además, permitió aplicar mejores prácticas de salud, nutrición e higiene para mejorar la calidad de vida de las personas. Este piloto benefició a 2,700 personas y si bien inicialmente el objetivo era que alcancen un incremento de 25% en sus ingresos, finalmente el crecimiento fue de 129%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.