Mucho cuidado con el mercado de tablets

tablets

Por: Fernando Grados

Analista Senior

fgrados@dominio-consultores.com

 

Para todos nos queda claro que el advenimiento de las tablets lideradas por Apple y Samsung, no hacen sino confirmar que el mercado de movilidad se encuentra en franco crecimiento. Esto es un efecto en todo el mundo y Perú no se escapa de él.

Probablemente a diferencia de las netbooks, que en su momento pasaron a cerrar la brecha de precios entre US$ 650 de la más “low” de las portátiles y las OLPC que se importaban a un precio promedio de US$ 195, las tablets tendrán una existencia algo más prolongada.

También estamos seguros que una tablet, en esencia es una computadora, que ha sido creada (sin querer) para una función clave que es la de consumir información. Debemos entender por este término, el poder a través del dispositivo conectado a internet, leer correos, redes sociales, ver películas, escuchar radio, leer noticias y toda actividad parecida, con un buen nivel de comodidad audiovisual.

Por un error de la industria se está dando a entender que las tablets son desde el punto de vista de hardware iguales a las computadoras personales portátiles y esto no es así. Si bien como lo dijimos anteriormente, en principio son computadoras, pero se diferencias contra las portátiles no solo por la pantalla touch screen, el almacenamiento o el teclado, sino porque además las tablets, dependiendo de su precio tienen hasta 12 sensores como pueden ser:

Ubicación (GPS)

Campo Magnético

Gravedad

Sonido

Aceleración

Presión

Iluminación

Proximidad

Orientación

Rotación

Giroscopio

Temperatura

No podemos comparar una tablet con una Portátil o una desktop porque tienen dos diferencias fundamentales, primero conceptualmente la portátil o la dektop es usada principalmente para producir información, mientras que una tablet está diseñada para consumir información. Y si le sumamos las características basadas en sensores la diferencia se agiganta.

La moda por las tablets y su tendencia a ser compradas por ser un dispositivo barato y ligero, termina en el aprovechamiento de muchos fabricantes de ofrecer productos que no tienen más allá del sensor de orientación para ofrecer, frustrando al usuario porque cree que va a poder hacer algo parecido a una Ipad o Samsung, que son la referencia en el mercado. Felizmente el consumidor actual es mucho más solvente de conocimiento que hace diez años y está empezando a diferenciar la paja del trigo. Sin embargo creemos que es responsabilidad de la industria informar adecuadamente al cliente, informándose bien, primero ella. Por otro lado ya hay fabricantes como Samsung que empiezan a mostrar en su publicidad beneficios y no características, bien por ellos.

El proceso de aceptación de estos dispositivos, tendrá todavía un período de madurez en algunos meses más adelante, mientras los fabricantes deben continuar haciendo las cosas correctas bien hechas en materia de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.