Valoran anuncio del Estado sobre inversión en Telecomunicaciones

ministro-carlos-paredesLas recientes declaraciones del Ministro de Transportes y Comunicaciones, Carlos Paredes, anunciando una inversión de US $15 mil millones en infraestructura durante el próximo quinquenio han sido bien recibidas en el sector y ya se les considera como un punto de partida fundamental en el camino hacia la auténtica inclusión social. De hecho, diversas voces consideran que el desarrollo de las telecomunicaciones representa una ventana de oportunidad hacia el progreso ya no sólo para las zonas urbanas de nuestro país sino, especialmente, para las rurales.

Según el ministro Paredes uno de los objetivos principales de la actual gestión gubernamental es dotar a las 195 capitales de provincia del país con banda ancha, además de lograr, con el paso del tiempo, ofrecer este servicio a toda la región, anhelo que ya se encuentra encaminado gracias a la reciente promulgación de la Ley Nº 29904, Ley de Promoción de la Banda Ancha y de la construcción de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica, un proyecto central en la estrategia de integración del país de la mano con la tecnología.

Sin embargo, diversos especialistas señalan que el objetivo de alcanzar un mayor sentido de inclusión social por medio de la inclusión digital se encontrará con importantes desafíos que requieren soluciones inmediatas y prácticas. Carlos Huamán Tomecich, presidente de DN consultores, señala que, el Perú, además de ser el tercer país con mayor población rural de Sudamérica, después de Brasil y Colombia, tiene una alta dispersión geográfica y una baja densidad poblacional en muchas localidades rurales, ámbitos donde a pesar del gran crecimiento del PBI del país, persiste la carencia de servicios básicos, lo que revela una gran inequidad y asimetría. “Nos encontramos con una costa emergente que accede con facilidad a la red dorsal de fibra óptica, principal medio de transporte del servicios de acceso como el internet, la telefonía móvil y la fija, frente a una sierra y selva aún desprovistas de tal vía de transporte de gran capacidad, la fibra óptica y, por consiguiente, con deficientes servicios de acceso. Considerando que la banda ancha (internet) es transversal a todas las actividades económicas y que su utilización genera un incremento en la productividad de un país, ¿qué esperamos de aquellas zonas que carecen de ella?. Perú es uno de los mercados de telecomunicaciones más grandes de la región junto a países como Colombia y Chile, pero con una concentración de servicios extremadamente elevada, evidenciada no sólo en todos los servicios de acceso sino también en la casi única red de transporte, la red dorsal de fibra óptica que recorre la costa de propiedad de Telefónica y Claro en un 80%”, señala el analista, para quien es necesario contar con nuevos modelos de negocio y soluciones de ingeniería eficientes.

Este gobierno se ha trazado metas muy ambiciosas formuladas por el primer ministro Salomón Lerner el día que el Presidente asumió el cargo. Perú tiene 86 mil localidades y 83 mil de ellas son rurales, es decir, el 97%. En ese sentido, el gobierno ha planteado como meta que al 2016, que el 77% de estas localidades rurales cuente con cobertura de voz y que el 61% cuente con cobertura de internet (banda ancha). Ambas metas son ambiciosas considerando que al 2012 únicamente el 37% de dichas localidades cuenta con cobertura de voz y tan sólo el 2% de ella tiene cobertura de banda ancha, lo que supone un crecimiento del 20% y 140% respectivamente.

Por ello, es encomiable la labor de entidades del Estado como el Fondo de Inversión en Telecomunicaciones – FITEL, que, junto a diversos aliados, diseña, organiza y ejecuta proyectos que llevan estas tecnologías a localidades del interior del país aisladas por la geografía, la baja densidad poblacional y la poca demanda comercial. Algunos ejemplos de esta labor son los proyectos VRAE-Camisea, Juliaca-Puerto Maldonado y los proyectos Fitel I al V que dieron inicio a esta actividad del Estado por acercar a aquellas comunidades del interior a la era de la información con un impacto social y económico notable. Según el representante de DN Consultores, éste es un rol que el Estado no debe abandonar puesto que el acceso a las telecomunicaciones no sólo debe considerarse como un derecho a la comunicación y a la información de todo peruano; sino también como un medio de alto impacto en el crecimiento y desarrollo del país. El propio Banco Mundial, a nivel macroeconómico,ha reconocido que el incremento en 10 por ciento de las conexiones de banda ancha en un país se ve reflejado en un crecimiento económico de 1.3 por ciento.

Según Carlos Huamán, en este contexto existe un espacio muy claro para complementar las iniciativas del Estado pro-infraestructura como la red dorsal nacional de fibra óptica, que, aunque llegue a las 195 capitales de distrito, no considera la implementación de redes de acceso para la prestación de servicios de internet y telefonía móvil y fija. Tales redes pueden ser implementadas en base a tecnologías alámbricas como fibra óptica, cable coaxial ó par de cobre (Speedy) e inclusive utilizando tecnologías inalámbricas como la telefonía móvil. No obstante, dada la distancia y la dificultad geográfica de nuestra nación, únicamente será costo-eficiente la implementación de tales tecnologías hasta cierta distancia, pues a partir de ella, los costos se tornan prohibitivos con lo que las localidades más alejadas de la capital de provincia se mantendrían aisladas. En ese espacio, se abre la oportunidad de implementar un nuevo modelo de negocio denominado el “habilitador de red móvil” (MVNE) que, vinculando la tecnología satelital y la móvil, logra habilitar nuevas localidades aisladas en base a una tecnología convergente (internet y voz). Toda vez que este modelo permite la habilitación de internet, abre un ilimitado número de nuevas posibilidades para estas localidades como el acceso eficiente a programas del Estado como Juntos, Pensión 65, Bancarización y a aplicaciones para educación, salud y seguridad.

Es necesario que los proyectos ya en camino se consoliden y luego formen parte de un plan global de integración del país en su conjunto con el mundo a través de la tecnología, la llave que abre las puertas del auténtico progreso y que estimula el crecimiento del capital humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.