El cobre, un metal 100% reciclable y amigable con el medio ambiente

Día Mundial del Reciclaje: 17 de mayo

cobre-reciclaje

 

El rol que el cobre ha jugado en nuestra historia, el que tiene en nuestro presente  y el que jugará en el futuro nos lleva a mirar el avance tecnológico con sumo interés. Así, los progresos científicos, la búsqueda de una mejor calidad de vida, la creciente relevancia de temas ligados a la preservación del medio ambiente, plantean nuevos desafíos para la industria del cobre.

El cobre está presente donde quiera que miremos, constituye una parte fundamental de todo lo que nos rodea. Sus propiedades hacen que sea el material ideal para trabajar en el desarrollo de tres áreas fundamentales para la vida humana: energía sustentable; tecnología; salud y medio ambiente.

Es así donde una de las más importantes cualidades del cobre se hace fundamental para dar rienda suelta a sus múltiples usos y aplicaciones. El cobre es 100% reciclable, lo que implica que:

  • Tiene la capacidad de ser reciclado y reutilizado una y otra vez sin perder sus propiedades.
  • Se necesita menos energía (85 por ciento) para el reciclaje que para la producción primaria –la extracción del cobre-.
  • 40 millones de toneladas de CO2 y 100 millones de MWh de energía eléctrica se ahorran anualmente
  • Es una forma ecológicamente eficiente de volver a introducir un material valioso a la economía.

El cobre puede ser reciclado una y otra vez, sin ninguna pérdida de rendimiento. El reciclaje del cobre conserva recursos valiosos, ahorra energía y reduce las emisiones de CO2. A medida que temas mundiales, como la energía, el cambio climático y la salud se vuelven más urgentes, el cobre juega un papel importante en casi todas las industrias. El reciclaje del cobre es una excelente forma ecológicamente eficiente de volver a introducir un material valioso a la economía. El reciclaje del cobre necesita hasta 85 por ciento menos de energía que la producción primaria.

La eficacia del sistema de reciclado depende de factores tecnológicos como el diseño de los productos, económicos como el precio del cobre y sociales como concientizar a la población acerca del desarrollo sostenible.

Otro factor clave es la legislación. Actualmente existen más de 140 leyes, regulaciones, directivas y guías internacionales que tratan de favorecer la gestión responsable del final del ciclo de vida de los productos que contienen cobre, como por ejemplo, electrodomésticos, teléfonos y vehículos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.